Son de la disposición de su sistema

Son responsables de la figura femenina,
del correcto funcionamiento de su aparato reproductor, y la pieza fundamental
para fecundación de una nueva vida. Los ovarios son pequeños órganos que al
final del día resultan ser potentes máquinas hormonales, responsables del
milagro de la vida y muchas otras funciones. Sin embargo, al no ser visibles
externamente como ocurre con los testículos, quizá muchas mujeres no sepan
exactamente dónde se encuentran.

Los ovarios son parte del sistema
reproductor femenino. Se encuentran en el hueco pélvico al igual que el útero,
y están conectados a él a través de largas prolongaciones en forma de cilindro
hueco, llamadas trompas de Falopio. Son órganos pares, lo que significa que hay
uno derecho y uno izquierdo. Generalmente, los ovarios tienen forma ovoide, de
unos 3 centímetros en las mujeres adultas. Su ubicación exacta varía mucho de
una mujer a otra, dependiendo de la disposición de su sistema reproductor y
algunas variantes normales. Generalmente se encuentran a la derecha y a la
izquierda del pubis, a unos pocos centímetros de la línea media.

We Will Write a Custom Essay Specifically
For You For Only $13.90/page!


order now

Pequeños
órganos con grandes funciones

En los ovarios de una mujer adulta existe
tanta actividad que sería difícil resumirla en pocas palabras. Sin embargo,
para propósitos didácticos podríamos dividir las funciones de los ovarios en
dos grandes categorías: hormonales y reproductivas. Entre sus funciones
hormonales, los ovarios producen las hormonas sexuales femeninas: el estrógeno
y la progesterona. La función hormonal ovárica trabaja de forma cíclica.
Durante la primera fase del ciclo, el ovario empieza a secretar estrógeno en
cantidades cada vez mayores, y en la segunda fase empieza a secretar
progesterona también. Al final del ciclo, la concentración de ambas hormonas
disminuye, inicia la menstruación y es entonces cuando el ciclo vuelve a
comenzar.

La función reproductiva de los ovarios va
a la par con la hormonal. Al principio del ciclo, en los ovarios se forman
pequeños quistes llamados folículos, que comienzan a crecer gradualmente y a
producir estrógeno. El folículo que crece más rápido es el que se hace maduro,
y poco después se rompe para dejar salir un óvulo en el proceso conocido como
ovulación. El óvulo se acerca a las trompas de Falopio para esperar a ser
fecundado. Si ocurre la fecundación, el óvulo terminará su viaje hasta llegar a
las paredes del útero para iniciar el crecimiento del nuevo bebé. De lo
contrario, el óvulo será expulsado en la menstruación.

Las hormonas que producen los ovarios son
importantes para muchas funciones del cuerpo, más allá de las reproductivas. Es
por ello que las mujeres durante su menopausia, al disminuir la secreción de
estas hormonas, pueden sufrir fracturas, problemas cardiovasculares, y síntomas
molestos como sudores nocturnos y cambios de humor. Esto ocurre porque las
hormonas sexuales tienen también un efecto protector cardiovascular, mejoran la
densidad mineral de los huesos e influyen poderosamente en el estado de ánimo.

Condiciones
de salud asociadas a los ovarios

Irregularidad
Menstrual: El ciclo menstrual que describimos
arriba se cumple generalmente en 28 a 30 días. Sin embargo, hay mujeres que
sufren de irregularidad menstrual, con ciclos muy largos o variables, y
menstruaciones muy abundantes o dolorosas. Generalmente, también puede verse
manchado entre una menstruación y otra, entre muchas alteraciones del ciclo
normal. Esto ocurre principalmente ya que la función de los ovarios no se ha
regularizado, y puede ser común durante las primeras menstruaciones de una niña
en su pubertad. Cuando ocurre en una mujer adulta puede causar problemas de
fertilidad, de forma que es conveniente acudir a un especialista para
identificar el origen del problema.

Quistes ováricos: Los folículos que
aparecen en el ciclo ovárico normal son en realidad pequeños quistes que poco a
poco van creciendo. Es por ello que los quistes ováricos se ven normalmente
cuando el ciclo ovárico está avanzado. Pero si se observan quistes poco después
de la menstruación, deben ser estudiados dependiendo de su tamaño, cantidad, y
los síntomas que causan. La mayoría de ellos son benignos, especialmente si se
trata de los llamados ovarios poli quísticos, los que causan irregularidad
menstrual, problemas hormonales, y en muchos casos también problemas de control
de peso.

Endometriosis: El endometrio es la capa mucosa que recubre al útero. Cuando
aumenta el estrógeno en el ciclo ovárico normal, el endometrio aumenta de
volumen. Y cuando los niveles de hormonas descienden bruscamente al final del
ciclo, el exceso de endometrio se descama y causa la menstruación. Puede
ocurrir, sin embargo, que este tejido viaje hacia otras partes del sistema
reproductor o fuera de él. Cuando se aloja en los ovarios, puede causar intenso
dolor e irregularidad menstrual. Muchas veces empeora con el paso del tiempo y
es más intenso durante la menstruación.

Cáncer
de ovario: Es una causa de muerte común en muchos
países, pero generalmente se puede prevenir a tiempo si se realiza un chequeo
médico con regularidad. El cáncer puede adoptar muchas formas, diferentes la
una de la otra, pero la mayoría de ellas se manifiestan como nódulos sólidos.
Cuando una lesión en el ovario es muy sospechosa, y sobre todo si se trata de
una paciente de edad avanzada, es preferible la resección quirúrgica y
realización de biopsia para descartar el cáncer de ovario. Es un tipo de tumor
dependiente de hormona, con predisposición genética, y por ello es importante
recordar si alguien en la familia ha padecido de una condición similar para guiar
al médico a un diagnóstico certero.